Obra

Rebeca Plana es una pintora que trabaja la abstracción desde un instinto especial. Hay pintores de línea y otros de color, y Rebeca tiene un don especial para combinar los colores, y que tras ellos haya un gesto de rabia y de fuerza, una energía contenida, un haz de luz y de furia. Sin duda, es una de las grandes artistas valencianas, presente en ARCO y Art Madrid, y con su obra cada vez más solicitada y valorada. Es sorprendente el instinto con el que se pasea por el expresionismo alemán, la abstracción lírica o el informalismo matérico, siempre arriesgando, dando de sí, investigando y divirtiéndose. Porque Rebeca Plana es atrevida desde una cierta desmitificación del arte, y tras muchas de sus obras hay un divertimento, un exceso, una provocación. Sus tondos son muy celebrados, por logrados y novedosos, y su serie de colchones (“els seus matalassos“) epataron en su momento, porque hasta entonces nadie había pintado sobre este “soporte”.
 Ella empezó con el colchón de su dormitorio en un ataque de rabia, y el resultado fue tan extraordinario que tuvo continuación. Fue un tour de force, pero el arte es eso, trabajar en el extremo. Y les aseguro que Rebeca Plana, en este sentido, es insuperable.

Martí Domínguez
http://www.artnobel.es/matalas-la-pintura-de-rebeca-plana/